sábado, noviembre 26, 2022
8.1 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

El avío

Es indiscutiblemente que el crédito de avío es la parte medular para cualquier cultivo de los convencionales, porque, sin él, sencillamente el noventa por ciento o más de los productores no podrían sembrar.

Sin embargo, cíclicamente este crédito se vuelve problema para ese porcentaje de agricultores que no tienen dinero para sembrar de forma independiente, y ahora  con la especie de que la Financiera Nacional de Desarrollo Rural va a desaparecer, y que las parafinancieras son las mismas  que compran el trigo, en el caso concreto, el problema se pone más serio.

Desde hace dos años de la presente administración federal, se habló de la desaparición de este banco para el desarrollo de los campesinos, al mencionarse que se fusionaría a otros fideicomisos e instituciones financieras.

No ocurrió, pero el debilitamiento en su esquema operativo que ya traía de tiempo atrás se aceleró, al grado que no presta a nuevos agricultores, y si lo hace, es con interés más alto que los otros bancos.

Es decir, ya no cumple con su objetivo de llevar desarrollo a la agricultura.

Por eso se ha concretado a trabajar con los productores que gestionaron multiciclos.

Lo malo de esta incertidumbre es que está dejando a los campesinos en manos de las Empresas que actúan como parafinancieras, que vienen a ser las que prestan el avío, pero condicionado a que les entreguen las cosechas.

 

COMO EL BARZÓN

 

Al prestarles el dinero y exigirles la producción, esas empresas mantienen cautivos a los campesinos, y si llegan a entregar la cosecha en donde les paguen mejor, caen en el desvío y pueden ser hasta denunciados penamente.

Esto puede suceder aún cuando las empresas o centros de acopio, no estén pagando lo establecido en la Bolsa de Valores, como ha sucedido en el trigo, principalmente.

Porque sí hay Empresas que actúan así, no todas, es que ya están advirtiendo a los productores a gestionar el avío con parafinancieras que sean solidarias con ellos.

Sí hay empresas serias que se la juegan con los productores, y la principal, sin temor a equivocarme, es la Sociedad Cooperativa Lic. Alfredo V. Bonfil, que, sin ser un gigante, si les paga bien las cosechas a los socios y clientes.

Este peligro que corren los campesinos al gestionar y lograr un avío con una Parafinanciera que presta poquito caro, y que todavía paga a como quiere las cosechas, tal vez no pasaría si el brazo oficial del Gobierno en el Desarrollo Agropecuario como lo debe ser la Financiera Nacional, estuviera cumpliendo con su cometido para el que fue creada.

En una de las últimas reuniones que el Consejo Municipal de Trigo, llevó a cabo sobre comercialización allá por finales de junio, si mal no recuerdo, se dijo que estos encuentros se reanudarían en su momento para hablar sobre el crédito.

No se han hecho, pero creo  que todavía hay un poco de tiempo para hacerse.

Hasta podría invitarse a los gerentes de esas empresas para que informaran las condiciones del crédito.

La verdad lo difícil del crédito se deriva a que las empresas que prestan pertenece a la iniciativa privada agrícola, salvo la cooperativa Bonfil, que es de los propios productores, y que ha sabido administrarse a lo largo de su existencia.

Otra cooperativa de campesinos que fue creada, pero que está en bancarrota por culpa de los propios socios, es Produce, y su estado se debe a que muchos de los que les prestaron avíos o refaccionarios, principalmente, no han querido pagar.

Esta empresa, que ya no tiene salvación, no presta dinero a los campesinos, solo está recuperando algo de lo que prácticamente ya está perdido.

Es verdaderamente una lástima que empresas de y para los campesinos cierren las puertas dejando el mercado a las que si son lucrativas de verdad.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this