LLAMA IGLESIA CATÓLICA A LEVANTAR LA VOZ; TRAS DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO

0
441

Por: Gerardo Ibarra

La iglesia católica reconoce que los problemas que enfrentan las mujeres y el estatuto jurídico del “concebido no nacido”, son un tema complejo y llama a una nueva y profunda reflexión para encontrar un camino común de solución.

El Obispo de la Diócesis de Mexicali sostiene que todos los fieles y personas de buena voluntad, debemos reflexionar, que la iglesia, como Madre, conoce lo que pasa por el corazón de las mujeres que luchan contra toda forma de discriminación y violencia.

Agrega que a ninguna mujer debe obligarse a tomar la decisión del aborto, ya que siempre deja una profunda secuela de dolor, pues la madre que presencia la muerte de su hijo también atraviesa una pena indecible.

José Isidro Guerrero Macías hizo un llamado al compromiso de iniciativas y programas que las ayuden a construir un proyecto de vida digna, y recordó que la Iglesia es Madre de todos, incluyendo aún “no nacido” y al cual debe proteger.

“El derecho a la vida, en todas las Constituciones, jamás debe restringirse para la persona concebida, aún no nacida. Entender que no existe referencia constitucional o convencional expresa del llamado ‘derecho de la mujer a decidir’, cuando éste atenta contra la vida, la dignidad humana y a retirarle la protección del Estado al no nacido”, expresa el Obispo.

BLANCOS DE PERSECUCIÓN

La Diócesis de Mexicali convocó a la oración día y noche, marchas pacíficas, diálogos diplomáticos, congresos Provida y Familia, aunque para ello se deba soportar a persecución a personas e instituciones.

“Toda esta materia, nos merece un renovado compromiso de todos, iglesias y organizaciones civiles, para garantizar la protección de las mujeres en toda circunstancia, gestando o no, al tiempo que se respete el derecho humano a la vida, tanto de la madre como del concebido aún no nacido”, señaló José Isidro Guerrero Macías.

NO PODEMOS QUEDARNOS PASIVOS

“Como católicos y como seres humanos no podemos quedarnos pasivos ante esta situación, tiene que ser para nosotros motivo de preocupación y de ponernos de rodillas ante el Señor, y también actuar cuando tengamos que actuar”, dijo en su homilía del domingo el Padre Nelson Hernández. Invitó a los fieles a hacer oración, a estar delante del Señor.

“Nos estamos quejando de la violencia que vive el país, y permitimos la peor violencia: que una madre asesine a su hijo en su vientre ¿Qué más violencia que ésta?”, reclamó el presbítero.

El sacerdote llamó, por lo pronto a la oración, pero también a levantar la voz y actuar cuando se convoque.

“Nos asustamos, nos quejamos, con justa razón de los muertos que aparecen todos los días en nuestra ciudad y en el país, pero pasamos pasivos ante la muerte y el asesinato de un niño en el vientre de su propia madre”, reprochó.

Lamentó que por capricho, por ideología y por una minoría rapaz se tomen decisiones que afecten la dignidad humana.

“No quieren (las feministas) que nos metamos con su vida, pero ellas si pueden decidir sobre otra vida, sobre la vida de una persona que está en su vientre, nos llaman entrometidos, porque es su decisión, es su cuerpo ¡no!, no pueden destruir una vida que no les pertenece, que únicamente viene de Dios”, subrayó el Padre Nelson Hernández.

Agrega un comentario