jueves, febrero 2, 2023
19.3 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Los protegidos del Presidente

Por: Guadalupe Loaeza
 
Vaya líos en los que se meten el presidente López Obrador y sus protegidos. Después del zafarrancho del fiscal Alejandro Gertz con la hija de la viuda de su hermano, Alejandra Cuevas, ahora surge un nuevo «thriller» con un reparto más nutrido: José María Riobóo; la nuera de éste, María Isabel Cal y Mayor, y no podía faltar la sinvergüenza de la ministra Yasmín Esquivel.
 
Gracias a nuestro periódico nos enteramos que Riobóo -con bigote estilo hitleriano, esposo de la ministra cuestionada por el ya conocido plagio de una tesis- pretende encarcelar a su nuera por «proporcionar durante ocho años de matrimonio las comidas y bebidas que propiciaron la muerte de su hijo Rodrigo Riobóo Talayero». Éste murió de 34 años en un hospital de Cádiz, España. Reforma reporta que «a los pocos meses de iniciada la averiguación, la Fiscalía capitalina pidió la captura de la viuda y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) le congeló sus cuentas bancarias, confirman distintos documentos judiciales de México y España». No hay que olvidar que Riobóo es el contratista más cercano y amigo personal de López Obrador, según él, «uno de los mejores ingenieros del mundo», aunque no es la mejor persona del mundo, y no hay que olvidar tampoco que Yasmín Esquivel sigue siendo ministra de la Corte y que sus «chicharrones» todavía truenan, especialmente en casos como este. Como bien dice la nuera de Riobóo: esta situación «ha hecho difícil que la justicia mexicana opere con imparcialidad en mi caso, es decir, es muy probable que exista un conflicto de intereses».
 
Y por si este enredo no fuera suficiente, siempre gracias a nuestro periódico supimos que: «Da Sheinbaum ‘regalo’ a Riobóo», es decir, tres contratos por más de 50 millones de pesos entre 2020 y 2022. Es evidente que, dada esta relación, la ministra se quedará en su silla, muy contenta y más rica, por el solo hecho de que el Presidente los protege y los consiente. «Eres mi contratista favorito; tu esposa, mi ministra predilecta, y tú, Claudia, mi ‘corcholata’ incondicional. Los cuatro estamos unidos por una misma razón: ¡el poder! No te preocupes, José María, ya tienes firmados tus contratos, vamos a insistir con la extradición de España para que tu nuera termine en la cárcel. Yasmín, tranquila, vamos a reeditar tu tesis para que sea libro de texto. Y para ti, Claudia, organizaremos la campaña para Presidenta más intensiva de que se tenga memoria». Los involucrados indirectos en este complot son, naturalmente, lo quieran o no, Marcelo Ebrard, como secretario de Relaciones Exteriores; la fiscal Ernestina Godoy y el rector de la UNAM, Enrique Graue, cuya actitud tibia ante el evidente fraude de la ministra deja mucho que desear. Al final, la que pagó los platos rotos fue la asesora de tesis de la ministra Esquivel, Martha Rodríguez Ortiz, a quien se le canceló el contrato de profesora. Ciertamente, no es una palomita blanca, pero al no tener influencias fue la única víctima. Claro, a ella ni la conoce el Presidente…
 
Decía mi madre que con la edad se te pone la cara del oficio; el rostro de la ministra Esquivel es más que revelador. Su expresión de mentirosa y mustia la delata. Por más que se peine con pistola de aire, por más que se arregle, por más que se maquille, por más que se ponga pestañas postizas y mascaditas alrededor del cuello, su cara en realidad es una máscara que oculta muchos secretos, dramas y frustraciones. Haga lo que haga, gracias a sus influencias presidenciales, a su dinero, a su marido y a su desvergüenza, su prestigio ya está por los suelos. Ayer Reforma publicó que «Docentes, investigadores, alumnos y egresados de la UNAM exigen la anulación del título a la Ministra Yasmín Esquivel al considerar que de no hacerlo, se pondría en riesgo la credibilidad por no actuar ante un plagio comprobado».
 
Nadie se salva en este escándalo: «Riobóo pelea por la herencia de su hijo y reclama a su nuera dos propiedades en EE UU» (El País), además, le adjudicaron «un fideicomiso con 14 inmuebles y sus respectivos derechos de cobro, valuados en 77 millones» (Reforma). Por su parte, la ministra quiere conservar su puesto a como dé lugar; Claudia Sheinbaum seguirá contratando a Riobóo, y López Obrador no dejará de repetir: «Que no me vengan a mí con ese cuento de que la ley es la ley».

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this