domingo, diciembre 4, 2022
13.3 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Nacidos para marcar la diferencia

Por Arzobispo José H. Gómez
 
Hace varios años, un periodista acuñó una expresión. Se le ocurrió, dijo, que hay dos tipos de virtudes: virtudes de currículum y virtudes de elogio.
Las virtudes del currículum son las habilidades que lo califican para un trabajo. Las virtudes de elogio son aquellas cualidades por las que esperas que te recuerden en tu funeral, cosas como la honestidad, la fidelidad, el coraje y el amor.
Esta fue una forma inteligente de describir una tensión real que muchos de nosotros sentimos en nuestra vida diaria. Todos sabemos que las virtudes de elogio son más importantes que las virtudes del currículum. Pero debido a las presiones de la vida, a menudo dedicamos más tiempo y energía a construir nuestra carrera que a formar nuestro carácter.
Noviembre para los católicos es el mes de todos los santos y de todas las almas. Este mes se nos da para reflexionar sobre nuestra mortalidad, el significado de nuestras vidas. Noviembre es el momento para que pensemos en las “virtudes del elogio”.
Las Escrituras enseñan que nuestras vidas son breves, como la hierba o un soplo de viento. Estamos aquí por un tiempo y luego nos vamos. Esto no es motivo de tristeza. Es un recordatorio de la gozosa esperanza que tenemos en Jesucristo.
Hace unos meses, falleció el legendario locutor de los Dodgers, Vin Scully. Tenía un gran currículum. Pero también era conocido por ser un buen caballero católico que vivía con virtud e integridad.
Me interesó leer en Angelus que mantuvo una oración de St. John Henry Newman en su escritorio: “Dios me ha creado para hacerle un servicio definido. Me ha encomendado un trabajo que no ha encomendado a otro. Tengo mi misión… una parte en esta gran obra”.
Esta oración dice la verdad. Nacimos para cosas más grandes. Nacemos en el tiempo, pero estamos hechos para morar con Dios por la eternidad. Nuestras vidas importan, estamos hechos para marcar la diferencia.
Estamos llamados a ser santos como Jesús es santo, llamados a ser santos.
Los santos no nacen, se hacen. Los santos se forman en los deberes y detalles de la vida diaria. La santidad consiste en todos los hábitos de virtud que desarrollamos a partir de todas las decisiones que tomamos todos los días para hacer lo correcto, para buscar lo que es verdadero, bueno y hermoso.
Jesús nos enseña que sólo hay dos formas de vivir. Podemos vivir por amor a Dios y por amor a los demás, o podemos vivir de forma egoísta, por amor a nosotros mismos.
Los santos nos enseñan que en el ocaso de nuestras vidas, todo lo demás se derrumbará y seremos juzgados por nuestro amor.
No importa cuál sea nuestra posición en la vida, estamos llamados a ser santos y héroes entre las personas que Dios nos encomienda y las personas que Dios pone en nuestras vidas. En nuestros hogares y familias, en la escuela, en el trabajo, en nuestros vecindarios y comunidades.
En la vida de los santos, existe esta historia: Un día, un santo llegó a una gran universidad católica. Estaba hablando con uno de los decanos, que se quejaba de las cosas en la escuela.
El santo le dijo: “¿Por qué estás aquí?”. Él respondió: “Vine aquí para ayudar a construir esta universidad”.
El santo dijo: “No, hijo mío, has venido aquí para hacerte santo. Si logras hacer eso, habrás logrado todo”.
Lo más importante en nuestras vidas no es nuestro currículum. El amor es lo más importante. Porque el amor es lo que nos hace santos. Si buscamos la santidad y traemos amor, habremos logrado todo, como dijo el santo.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this