Hablaron muchísimo, pero les faltó rugir

0
350

En la previa se hablaba del arsenal del América y del olfato del chileno Nicolás Castillo. En la realidad no hubo vencedor y mucho menos goles. La propuesta ofensiva de ambos equipos terminó por anularse y sellar un empate a cero que mantiene a las dos instituciones invictas en el torneo. Miguel Herrera avisó que Cecilio Domínguez iba desde el inicio, pensando que el paraguayo recuperaría la memoria y volvería a regalar una actuación como las que lo catapultaron a prospecto de ídolo en las Águilas. El paraguayo corrió por el esférico y regaló una que otra filigrana. Sin recompensa para él y su equipo.

En el otro lado, estaban todas las miradas puestas en Nicolás Castillo. El jugador de los dobletes y que pelea por el título de goleo en el campeonato tenía marca personal por parte del público y de la defensa del América. El chileno, escapó en tres ocasiones. Sin suerte, pues en una, pegó el balón en el poste y en las otras Marchesín estuvo atento. De Matías Alustiza, hubo poco, falló en los pases y se fue a la banca.

El otro que también tenía llamado era el recién llegado Henry Martín. Tuvo pocos destellos, ninguno sobresaliente, y terminó en la banca, entregando su puesto a Joe Corona, que entró a equilibrar el partido luego que Mateus Uribe se fue expulsado por intentar una chilena dentro del área y golpear a uno de los jugadores de Pumas.

Agrega un comentario