¿Y los intereses? – Campo Político

0
278

A pesar que se dice que “el dinero nunca llega tarde”, los trigueros que no alcanzan a pagar el avío con el recurso del complemento que en la última semana les está depositando en sus cuentas bancarias la Sagarpa, no piensan lo mismo.

Y no piensan así porque dicen que si ese dinero se los hubieran otorgado en julio o agosto, habrían liquidado el avío y ahora no se estuvieran preguntando cómo negociar los interese que seguramente les cargaron.

La interrogante que se hacen los productores gira en torno a la fecha de inicio del cobro de los intereses después del vencimiento, es decir, a partir de cuando se les dijo que se les pagaría el recurso por parte de Aserca, o bien, el de la Sagarpa.

Hay que recordar que primeramente Aserca les dio la parte igualitaria entre el monto de la liquidación que les hizo el centro de acopio y  el Ingreso-Objetivo de 3 mil 750 pesos, en los cristalinos, y los 4 mil en los industriales.

Con ese dinero, que por cierto era poco, algunos sí alcanzaron a pagar, pero la gran mayoría no, siendo éstos los que esperaron el complemento de la Sagarpa para hacerlo.

Quienes están en la incertidumbre de que si pagarán o no, hablan de una reestructuración para abonar una parte de lo que reciban a la dispersora y la otra asignarla a la casa.

Seguramente aquí tendrá que intervenir el presidente de los trigueros, Ricardo Martínez Parra,  porque si los intereses no fueron suspendidos a la fecha de vencimiento de julio, o como se dice, a la cosecha, serán bastantes los casos que irremediablemente irán a cartera vencida.

Lo peor de todo, es que el problema  es  originado por circunstancias ajenas al productor, como es el caso de la falta de un buen precio en la tonelada, o bien, que se hubieran pagado a tiempo los apoyos para que los intereses no crecieran.

 

JULIO CESAR

Hoy  5 de febrero cumple el primer año de fallecido el Ing. Julio César Rodríguez Pérez, quien fue víctima del cáncer que se le complicó con una neumonía.

Era un domingo frío, cuando el Ing., cansado de la enfermedad que en los últimos años lo aquejó, y ya con neumonía en el hospital, dejó de luchar. Ni las palabras de su familia, ni las de su amigo inseparable Luis Cervantes, lo motivaron para que se aferrara a la vida.

Ahora los agrónomos, seguramente en agradecimiento a lo mucho que contribuyo al Valle de San Luis, así como a la Fraternidad Agronómica, lo recordarán con algo especial el próximo día 22, fecha en que estos profesionistas se festejan.

Julio César fue muchas veces el delegado de la Fraternidad Agronómica Estatal en San Luis, realizando el cambio de presidentes, y en esta ocasión no sería la excepción, porque ya estaba en platicas con el Presidente del Organismo Estatal Miguel Ángel Sánchez Barrios, quien no tenía objeción en que Luis Cervantes sustituyera a Ricardo Martínez, pero se presentó el desenlace y ahora esos arreglos parece que se fueron al olvido.

 

ADIOS AL ‘BERNA’

Otra noticia triste es el fallecimiento este fin de semana (viernes) de Bernardino Gutiérrez Ceja, un ejidatario de La Grullita, hijo de un pionero como lo fue Guadalupe Gutiérrez, comerciante que instaló su tienda de abarrotes, precisamente en la parte norte del patio de la escuela Primaria de ese núcleo, la Josefa Ortiz de Domínguez.

Bernardino que heredo la tierra de su padre, no gustaba mucho de la política ejidal, pero la amistad que siempre mantuvo con el Lic. Juan Lara Salinas, sirvió para que éste lo convirtiera en tesorero durante el periodo que encabezó en el Comisariado.

Para sorpresa de todos, fue de los tesoreros más sensibles que hayan existido en el ejido, pues a nadie le negaba los préstamos que le hacían a mediados del mes.

“Es su propio dinero, el sabrá qué hace con él”, solía decir mientras firmaba el cheque sobre la caja de su pick up Ranger blanco.

Fue muy diferente a otros tesoreros, porque a la mayoría no les agrada hacer préstamos a sus compañeros.

Ese Comisariado que encabezó Juan Lara, fue muy peculiar, porque ahí apareció también Sabas Muñoz, otro ejidatario que tampoco le gustaba figurar en las directivas, y también ya falleció en mayo del 2016.

Algo debe tener el Lic. Lara que convenció a esos dos ejidatarios para que lo acompañaran en la directiva.

¿A ver a quien invita en la próxima?

Descanse en paz el gran Berna.

Agrega un comentario