Qué desastre – VIENTO NEGRO

0
596

Ramón Corral Ávila fue enviado a la ‘banca’, finalmente el dirigente nacional del PAN, Damián Zepeda, se dio cuenta que el septuagenario, ex Senador, ex candidato al Gobierno de Sonora y palomeado para la Senaduría –principal razón por la que Célida López Cárdenas hizo berrinche y renunció al PAN para irse con AMLO-, le restaría capital al blanquiazul en las próximas elecciones.

Dicen que las encuestas no ayudaron nada a Ramón Corral su carrera electoral y otros aseguran que abrió la boca demás al restregar la herida de la debacle padrecista en medios de comunicación, lo que resultó en patadas al pesebre.

Luis Serrato Castell sería quien abandere en primera instancia la candidatura por el escaño en la Cámara alta, y aunque no le veo ninguna posibilidad de ganarles a los aspirantes del PRI, Maloro Acosta, o a Sylvana Beltrones, al menos no le restaría votos a las fórmulas del blanquiazul.

También, trascendió que decidieron lanzar a la presidencia de Hermosillo al sanluisino con adopción en la capital Javier Neblina dejando en el camino a Héctor Larios.

Los errores del PAN desde la cúpula mayor del CEN, ya están causando estragos en el camino electoral 2018.

 

DONDE ESTA CELIDA

¿Dónde está aquella mujer que subía a la Tribuna del congreso estatal defendiendo a gritos, manazos y patadas los intereses de los pescadores del Peñasco y el Golfo?

Célida López Cárdenas, ahora vestida de color marrón de Morena, despreció los reclamos de los pobladores del Golfo de Santa Clara, que ahora están a punto del colapso económico y a nadita de un estallido social por la suspensión de los apoyos y la veda total de la pesca.

A decir de los propios pescadores, Célida López ha sido requerida reiteradamente a las últimas manifestaciones de la gente del Golfo, se dicen extrañados por su silencio y la falta de gestiones desde el Congreso del Estado.

 

PODER Y HUMILLACION

De aquellos hombres poderosos, soberbios y arrogantes del Nuevo Sonora nada quedó. Es sorprendente el ANTES y el DESPUES de Roberto Romero López, el ‘valiente’ Secretario de Gobierno de Guillermo Padrés.

Como un violador, malhechor, ladrón; verlo ahora encadenado de manos y pies, delgado y visiblemente destruido moralmente, da cuenta de lo frágil que puede resultar la ambición desmedida.

Agrega un comentario