UN ATAQUE QUE CAMBIÓ LA VIDA

0
238

Bomberos sanluisinos escogieron servir a su comunidad luego del ataque terrorista del 9/11

Luz Pesqueira
SAN LUIS, Arizona. –

El 11 de septiembre de 2001, un grupo de terroristas utilizaron los aviones norteamericanos y su gente para atacar a las emblemáticas torres gemelas del World Trade Center en Nueva York y al Pentágono. Un tercer ataque dirigido al Capitolio fue frustrado por las heroicas acciones de los pasajeros del vuelo 93 de United Airlines, estrellándose en la zona rural de Pensilvania.

Ángel Ramírez, jefe del Departamento de Bomberos de San Luis desde hace tres años, recuerda que ese día las clases se cancelaron en la Universidad Estatal de Arizona (ASU) en Phoenix, donde estudiaba los últimos semestres de la carrera de educación y fue en entonces que decidió convertirse en bombero.

Terminó sus estudios y mientras trabajaba como maestro en San Luis High School, en las noches asistía a la academia en Arizona Western College, donde en un año obtuvo su certificación y de inmediato se unió al Departamento de Bomberos de San Luis, donde trabaja desde hace 17 años.

“Nunca me he arrepentido de esta decisión, me encanta San Luis, de donde soy originario y es bonito trabajar sirviendo a mi comunidad. Ayudar es algo que hacemos todos los días”, indicó.

Ángel no es el único bombero en San Luis a quien los sucesos del 11 de septiembre lo llevaran a elegir esta carrera; lo mismo le pasó a Luis Cebreros.

“Todos tenemos una historia personal que nos llevó a elegir esta profesión. En mi caso, yo tenía un trabajo normal de ocho horas, pero de alguna manera lo que pasó ese día tuvo una gran influencia en mí y cuatro meses después entré a la academia de bomberos”, expuso Cebreros.

Este sábado se cumplen 20 años del ataque terrorista del 11 de septiembre, cuando cambió para siempre el sentido de seguridad del pueblo estadounidense, derrumbándose junto a las decenas de toneladas de concreto y acero.

En cada aniversario de los ataques terroristas conmemoramos el acto valiente y desinteresado de nuestros hermanos caídos ese día y todavía hay bomberos que aunque sobrevivieron, siguen lidiando con los problemas de salud que les dejó su trabajo en la zona cero, manifestó.

“Nuestros pensamientos y oraciones están con las familias que perdieron a un ser querido durante este ataque terrorista. Cada vez que un bombero u oficial de policía responde a un incidente es un momento en que algo o todo puede salir mal. SLFD se compromete a traerlos a cada hogar sin importar el costo”, dijo Luis Cebreros.

Agrega un comentario