jueves, junio 13, 2024
26.9 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

“¡Ay… hijo de la chingada!”, dijo Santiago al momento del ataque

En casi tres horas se resumieron todas las declaraciones y testimoniales del caso del periodista Santiago Barroso Alfaro, quien fue herido de muerte en las puertas de su casa la noche del viernes 15 de marzo, y murió una hora después en la clínica del IMSS.

Las últimas palabras que pronunció con fuerza el comunicador y que fueron dirigidas hacia su atacante, fueron “¡Ay… hijo de la Chingada!”, esto tras recibir el primer disparo en el pecho, a la altura de la tetilla izquierda.

Luego, con palabras devolvió a su esposa hacia el cuarto, quien ya bajaba las escaleras al escuchar el primer disparo, mientras recibía otro balazo en la parte izquierda del abdomen, cuando trataba de cerrar la puerta sin conseguirlo.

Optó por pedir una ambulancia al 911, pues estaba en línea con una de las operadoras, a quien solicitaba primero una patrulla, pues tenía problemas con una persona, mientras corría por el pasillo hacia el patio posterior, y escuchó otro disparo, bala que se fragmentó en el piso y paredes de su casa.

Luego cayó al suelo, su mujer tomó el teléfono y siguió pidiendo ayuda, mientras que el atacante escapaba; policías y socorristas lo encontraron en el suelo, acostado de lado, sangrante y con dificultad para respirar.

Testimoniales revelan que Omar salió de su casa ubicada al sur de la ciudad llevando a su mujer amenazada, pasaron por el callejón Sinaloa entre las calles 7 y 8, y supo que era la casa del periodista, pues ya sabía que conducía el Ford Fiesta de color rojo.

Estacionó el auto, un Nissan Altima color blanco modelo 2000, en la esquina noroeste del callejón Sinaloa y calle 8, y bajó del mismo pasando por la parte delantera.

Llegó a la casa de Santiago y se metió por la puerta peatonal, misma que estaba abierta, y tocó a la puerta principal, fue la esposa de Santiago quien vio a Omar y le dijo a Santiago que tocaba “un bato”.

Al ver a la mujer, Omar salió a la calle y le grito “Ingeniero… Ingeniero”, cuando vio a Santiago bajar las escaleras se acercó de nuevo a la puerta y cuando Santiago abrió le disparó al pecho, recibiendo por respuesta un… “ay, hijo de la chingada”.

Santiago trato de cerrar la puerta, pero en esos momentos recibió el segundo balazo y opto por correr hacia el patio trasero por un pasillo interno, mientras que Omar le disparaba una tercera vez, bala que hizo blanco en el piso de concreto.

Declaraciones de vecinos y cámaras de video detallan que Omar salió corriendo entre el Ford Fiesta color rojo y el Mazda Protege de color verde, y que a medio camino se le cayó la pistola, regresado por ella.

Luego subió al auto, lo encendió y se dirigió hacia la avenida Nayarit con las luces apagadas, encendiéndolas cuando viró hacia la calle 9 y luego hacia el sur.

Omar reveló haberse topado con varias patrullas en la calle 9 y avenida Tlaxcala, cuando se dirigía hacia su casa, ubicada al sur de la ciudad.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this