jueves, abril 25, 2024
22.1 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Los Doctores

El viento tumba las hojas, también las sabe arrastrar,
Las nubes por altas que anden las saben desbaratar.
Refranes Mexicanos
Luis Sandoval Godoy
 
Por: Germán Orozco Mora
 
Cuando Claudia Sheinbaum completaba sus estudios doctorales en la prestigiada Universidad de Berkley, California, su esposo Carlos Imaz lo hacía en la Universidad de Stanford, doctorado en educación. En San Diego, Denisse Dresser, se doctoraba en el Centro de Estudios Mexico-Americanos de la Universidad de California en La Joya, su tésis sobre la manipulación de los pobres en México a través del programa salinista de Solidaridad.
 
Expresión de renombre internacional por Solidarnosk el sindicato obrero nacido en los astilleros de Danzsk, Polonia en el mar báltico, dirigido por el Nobel de la Paz, Lech Walesa, y cuyo capellán el padre Jerzy Popieluzsko fue asesinado por el régimen pro soviético, en el río Bístula. Sólo que el Papa era polaco, Karol Wojtyla. La Unión Soviética se derrumbó con el Muro de Berlín, rematada la debacle con la tragedia de la planta nuclear de Chernobyl.
 
No es nuevo el asunto; pero a los académicos les gusta que les llamen Doctores. Ya no son licenciados, ni maestros, son Doctores. Como los peores enemigos de Cristo, quienes ordenaron injustamente su tortura y muerte, fueron los doctores de la ley. De nuestros eminentes constitucionalistas, Ignacio Burguoa Orihuela doctorado en constitucional, dedicó su investigación jurídica en el libro El Proceso a Cristo. Una visión jurídica de la Pasión.
 
La Doctora o el Doctor, no se refiere al médico o a la medicina. Un buen amigo de Mioqui, Chihuahua, Felipe Legarreta, con quien trepabamos el Ajusco, el Iztla y el Popo, siguiendo el ejemplo del sencillo Carlos Zezzati Estrada, sacerdote misionero del Espíritu Santo (zcatecano), Felipe se refería a él como el Hommo Humillis (el hombre humilde), entre sus hazañas el pico más alto de América El Aconcagua en los Andes. El padre Zezzati era doctorado en Letras Clásicas por la UNAM, en Sagrada Escritura por la Gregoriana de Roma, y licenciado en teología bíblica también. Legarreta le sigue sus pasos en Chicago, doctorado en Biblia.
 
El veracruzano de Orizaba, Guillermo Nicolás Kuri, doctorado en filosofía fue nuestro profesor de Ontología o la filosofía del ser. Sacerdote autor en editorial Gredos de El Dios de los sabios y de los pensadores.
 
Los doctorados no son lo único, hay postdoctorandos. Decía el padre Kuri que un doctorado es un hombre que sabe más y más sobre menos y menos. Impresionante cuando nos habló en la Universidad Pontificia de México, el discípulo de Albert Einstein, el ucraniano doctor en física Marcos Moshinsky, el tema Las simetrías ocultas del universo. (Ya han descubierto más de 400 mil millones de galaxias).
 
Acaba de morir Joseph Ratzinger, aleman de Baviera que nunca quizo pero fue el Papa Benedicto XVI, a más de la sabiduría que viene del Espíritu Santo, el Cardenal Ratzinger logró dos o tres doctorados, especialmente en la doctrina de san Agustín.
 
No sólo los doctores académicos, sino los Honoris Causa en ocasiones Horroris causan. Se han entregado a personajes nefastos como Anastasio Somoza dictador centroamericano en los 1980’s.
 
Hay doctores y doctoras de la Iglesia, como santa Teresita de Niño Jesús que murió a los 24 de edad, y por su doctrina o escritos alcanzó el grado de Doctora de la Iglesia; como la patrona de Europa la judía Edith Stein, primer mujer doctorada en filosofía por la Unviersidad de Friburgo, Alemania. Martirizada con su hermana Rosa en Auschwitz en 1942, y canonizada como Santa Benedicta de la Cruz. Las reconocieron sólo por el número de presos: 44074 y 44075.
 
Les gusta ocupar los primeros lugares y que la gente les llame maestros o doctores. Pero hagan lo que ellos dicen, pero no hagan lo que ellos hacen, porque dicen una cosa y hacen otra. Sigue diciéndonos Jesús. Sacrificado injustamente por el Sanedrín, grupo de doctores de la Ley. La muerte de Cristo fue el derrumbe del prestigio de aquel grupo de ancianos, Viejos en años y en mañas.
 
Impresionantes algunos doctores por su dedicación, Evandro Agazzi, doctorado en física, y doctorado en filosofía. O el que fuese obispo de Ciudad Obregón, Sonora, don Luis Reynoso Cervantes: doctorado en derecho constitucional por la UNAM, y en derecho canónico por la Universidad Gregoriana de Roma.
 
Los buenos amigos comentan que a nuestras madres y padres deberíamos darles varios doctorados, por su entrega y dedicación. Justo y necesario.
 
Hay de doctores y doctoras. No hagas juicios a montón, sino tras buena información. También hay doctores en comunicación y periodismo.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this