sábado, octubre 1, 2022
28.4 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Pamplinas

Definitivamente, las encuestas son una herramienta imprescindible dentro de toda campaña electoral.

De hecho, no existe otra mejor manera de medir la aceptación de un candidato  y/o Partido en el ánimo del electorado que a través de un estudio de opinión pública.

Por desgracia, conforme se ha comprobado su utilidad y, sobre todo, la manera en que pueden pernear una campaña política, han venido siendo manipuladas –por no decir “prostituidas”-, según la conveniencia del mejor postor.

Y para muestra, la que presumió el domingo el ex dirigente del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya Cortés, durante su cierre de precampaña a la Presidencia de la República por la Coalición por México al Frente.

Trepado en lo más alto de una torre que sostenía el escenario donde realizó un mitin –cual Gloria Trevi cuando cantaba “No estoy loca, no estoy loca”-, aseguró que la candidatura de José Antonio Meade se había desfondado y que Andrés Manuel López Obrador y él se encontraban empatados técnicamente… ¡Pa’ su mecha!

La presunción, hay que puntualizarlo, se la adjudicó a la casa encuestadora Mendoza Blanco y Asociados.

Y bueno, no hay que ser adivinos para advertir que la campaña del ex Secretario de Hacienda no ha levantado ni con turbosina, pero eso de que el panista pelea codo con codo la primera posición de la preferencia electoral con AMLO… Esa sí no se la compra nadie.

Anaya, me queda claro, quiere impregnar confianza, no sólo entre los panistas sino también en su equipo de campaña. Y se vale, a final de cuentas es estrategia.

Sin embargo, señores, todo en la vida tiene un límite, e intentar manipular la realidad en tiempos donde los mexicanos ya no nos chupamos el dedo –al menos tan fácilmente como antes- es tanto como atentar contra nuestra inteligencia.

 

*****

Usted coincidirá conmigo, la principal fortaleza que tiene en hoy el Partido Revolucionario Institucional con miras a las elecciones del 1 de julio es la unidad interna.

A diferencia del PAN, que llega con un sector lastimado –el que encabeza Francisco Ochoa Montaño-, el PRI alineó todas sus fuerzas alrededor de la precandidatura de Héctor Virgilio Leyva Ramírez.

La semana pasada, durante el registro de Titilo en la sede de la Kino y Cuarta, por fin se pudo volver a ver a los priistas que en otro tiempo comandaba el Balde, mezclándose con los que pilotea el ex alcalde Jesús Bustamante (el Grupo Bush).

¿Qué significa esto? Que el ex Subsecretario de Gobierno estatal llegará a la contienda en una posición en la que ninguno de sus dos últimos antecesores, Marco Antonio Ramírez Wakamatzu y Joel Torres Gutiérrez, pudieron arribar en sus respectivos momentos.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this