jueves, febrero 2, 2023
20.3 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Por violencia y miseria huyen de su país

*“En mi país, los Mara Salvatruchas nos obligan a trabajar como esclavos y sicarios”: Ashley Reyes
 
Por: Alfredo Griz
 
La tarde es fría, amenaza con agua nieve, los dedos se entumecen. El rostro de los niños es reseco y desencajado; hay hambre y desesperanza por todos lados en el centro de El Paso, Texas. Se respira desesperación, las miradas de desconfianza entre las personas se confunden, y es que parece campo de guerra, parecen desplazados de guerra, pero a la vista se nota que prefieren las bajas temperaturas y la incertidumbre, que la muerte segura en sus países de origen.
 
Ashley Reyes, de 24 años, procedente de Tegucigalpa, capital de Honduras, se encuentra varada junto a sus dos hijas de 5 y 2 años, al igual que con cientos de migrantes en esta ciudad fronteriza.
 
La temperatura por la madrugada oscila entre los 2 y 4 grados bajo cero, incluso el día. La preocupación de Ashley son los niños, por lo que dice que la situación es desesperante.
 
Ashley menciona también que ha sido un viaje duro y peligroso, sobre todo al cruzar por México, donde hubo días en que a veces no comían y ella lloraba al ver a sus hijas pedirle alimento. No tenía para darles de comer, hubo ocasiones en que sólo comieron una galleta al día.
 
La hondureña señala que salió de su tierra natal por dos razones, la violencia que ejercen sobre la población civil los Mara Salvatrucha, específicamente la Mara 18 y la Mara 13. Los reclutan como esclavos para vender, procesar y empaquetar drogas, así como para ser sicarios. No importa si eres mujer u hombre, la obligación es la misma para ambos sexos.
 
Pero Ashley y sus hijas no pueden regresar a su país, los Mara Salva Trucha las matarían, por negarse a unirse a sus filas y trabajar como esclava para ellos, dice. Y lo que la orilló a tomar la decisión de migrar con sus pequeñas hijas es ver cómo los pandilleros y criminales mataron a varios de sus vecinos y amigos que también se resistieron a unirse a las pandillas.
 
La otra razón a la que alude es la pobreza. «No hay trabajo», dice. El salario mínimo mensual en Honduras es de 8 mil 910 lempiras; al tipo de cambio actual serían 359 dólares mensuales.
 
Al preguntarle cómo entró a Estados Unidos, Ashely mencionó que cruzaron por el hueco número 35, ubicado en la frontera. Tuvo que correr mucho cargando a sus hijas, pues la Border Patrol los persiguió durante varios minutos, pero afortunadamente se desviaron para detener a otros. «Se entretuvieron con ellos y logramos escapar y ponernos a resguardo», abunda.
 
Durante ese cruce fueron más de 150 personas intentándolo al mismo tiempo, lo que le permitió ingresar al país, dado que la policía de Migración no se da abasto para detenerlos a todos.
 
Con nerviosismo y temor narró a Los Ángeles Press que para llegar a su destino final que es la ciudad de Phoenix, Arizona, hay «coyotes» estadounidenses que les cobran 5 mil dólares por persona. Menciona que es mucho más caro un «coyote» en Estados Unidos que uno del lado mexicano.
 
Ante el gran flujo de migrantes, las mafias locales de Texas, han visto una enorme oportunidad de ingresos al estafar o trasladar a los migrantes por precios exorbitantes. No son pocos los migrantes que están dispuestos a pagar esas cantidades de dinero, pues muchos tienen familiares en el interior del país. Pagan lo que sea con la finalidad de reunirse con sus seres queridos.
 
Esta situación queremos pensar que pasa desapercibida para las autoridades texanas, a quienes se les está saliendo de control el tema de los migrantes y todo apunta ya a una crisis humanitaria.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this