jueves, diciembre 8, 2022
8.2 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

La venganza de los chairos

Chairo

s y adj (Ofensivo) Persona que defiende causas sociales y políticas en contra de las ideologías de la derecha, pero a la que se atribuye falta de compromiso verdadero con lo que dice defender; persona que se autosatisface con sus actitudes.

Diccionario del Español de México.

 

Más allá de la definición del Colegio de México, el chairo representa la irrupción triunfalista de un estrato social (urbano) que había permanecido socavado.

Fiel devoto de la “Izquierda” (o lo que alcanza a entender como Izquierda), Rius, La Jornada, Carmen Aristegui, pero sobre todo de su líder moral indiscutible, Andrés Manuel López Obrador, aguantó como los merititos machos las embestidas electorales de 2006 y 2012 por parte del sistema, y todo lo que conlleva: burla, desprecio, frustración, ignominia…

Pero hoy, en la antesala de la gloria, con las encuestas a favor del Gran Gurú tabasqueño, la raza chaira, señores, se cocina aparte y, más aún, pésele a quien le pese, se respeta.

Ha sido tal el uso del término, especialmente en las redes sociales, que el Colegio de México se vio en la necesidad de buscar una definición e incorporarla de manera oficial al Diccionario del Español de México.

De entrada, el ‘non plus ultra’ de la lingüística azteca considera que la palabra “chairo” es un sustantivo (nombre propio que se le asigna a personas, animales, cosas, lugares, sentimientos o ideas), pero también, téngalo usted presente, un adjetivo ofensivo –aunque hoy, como le digo, con la intención del voto nacional en la bolsa, que le llamen “chairo” a un chairo, puede ser hasta motivo de orgullo.

La definición confirma también el manejo que se le ha dado en los medios de comunicación, es decir, el de la “persona que defiende causas sociales y políticas en contra de las ideologías de la derecha”.

Pero a diferencia de lo que todo mundo piensa, de que el chairo es un individuo ideológicamente recalcitrante y extremista –aferrado, pues-, los lingüistas le atribuyen una “falta de compromiso verdadero con lo que dice defender”.

Es decir, que dentro de lo más recóndito de su identidad, lo que predomina es una especie de oposición sistemática –o sea que son ‘contreras’ por gusto, no por convicción.

Pero bueno, como le referí en un principio, más allá de elucubraciones intelectuales, la irrupción de los chairos, propiciada por el fenómeno AMLOver, es una nueva expresión de la democracia con la que, en lo sucesivo, debemos aprender a lidiar, independientemente de lo que acontezca el próximo domingo.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this