viernes, agosto 19, 2022
30.2 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

A la mitad del infierno

Por: Psic. Jesús Alfredo López

 

El 20 de mayo en México es el día establecido para reconocer la labor del psicólogo.

Por este motivo, hoy te comparto la crónica, de cómo he sentido muchas veces mi intervención clínica en la vida de las personas que estando sumidos en la desesperación, se sienten a la mitad del infierno.

Un factor de lo más común en la práctica de consulta psicológica es que las personas no suelen asistir a la ayuda al menos que no sientan la muerte misma amenazando sus vidas. Esto ocasiona confesiones hacía mí, como las siguientes.

─ Definitivamente no puedo con el dolor de su adulterio, siento que voy a matarla y después me daré un tiro.

─ No hay esperanza para mi hijo, dejaré que el destruya su vida.

─ Por más que quiero evitarlo, esta tristeza me domina, quisiera hoy mismo acabar con todo.

─ Creo que no puedo resistir más, dejaré a mi familia y me marcharé con mi amante.

─ Él me dice que si lo amo la única opción es que aborte, tengo que matar a este hijo en mi vientre.

─ Me doy por vencido en mi matrimonio, creo que ella nunca me perdonará.

─ Nunca lograré librarme del legado familiar de codependencia.

Ante lo alarmante de las grandes crisis emocionales que me son presentadas, mi primer y gran arma es la verdad. La que les muestra a mis pacientes una perspectiva muy diferente en medio de ese infierno que sienten estar viviendo.

La verdad me brinda un puente de empatía con ellos y me permite mostrarles que en medio de mi comprensión, también los confrontaré guiado por la autoridad que me dan mis conocimientos y experiencia.

Al utilizar esta poderosa herramienta pareciera que puedo ver cómo grandes muros de mentira se empiezan a colapsar, la cautividad que sentían los ahogaba y hundía en vida, se torna en libertad.

Ante la verdad, puedo ser objetivo, para brindar a mis pacientes una ayuda que sea ciertamente una persuasión al cambio, el mismo que ellos tienen que estar convencidos es lo mejor, de esta manera me alejo de una equivoca manipulación.

Los pacientes tienen que comprender que ante las malas decisiones pasaran de la mitad del infierno, a una inmersión al infierno completo.

Cuando mis pacientes están con sus relatos, expresándome que se sienten a punto de la caída total a un infierno sin retorno, al observar su lenguaje en medio de la angustia, tomo de ellos las fortalezas y valores que parecen conducir sus vidas, los mismos que en ese momento olvidan al estar cegados en la tristeza. Lo que ellos consideran escombros son mis grandes cimientos de reconstrucción, la misma que ante el privilegio de ser su consejero, tan solo guiaré haciéndoles ver que con la ayuda de Dios pueden ser los arquitectos de su destino.

En sus relatos, mis pacientes muchas veces tan solo giran en círculos, guiados por factores como el victimismo, la negligencia o la culpa, por lo cual una vez más solo a través de la verdad ellos pueden ser libres.

Es sumamente necesario mostrarles que lo que les digo no solo es parte de un manual de restauración emocional, sino que además he tenido casos similares de éxito, por lo cual los animo a creer.

Muchos, en medio de ya estar más tranquilos, piden una orientación muy precisa de todos los pasos a seguir y me hacen ver que las seguirán perfectamente, por ello me piden puntos específicos por escrito.

Al término de un tratamiento exitoso, las expresiones respecto a cómo estaban y lo que han logrado son muy variadas, más una de ellas muy peculiar fue la del paciente que agradeciéndome me dijo.

─ Estuve a la mitad del infierno, gracias por ayudarme a no caer por completo.

Hay quienes logran salir del infierno de su desesperación y angustia, mas es un hecho que no todos lo logran.

Al paso del tiempo he ido acumulando agradecimiento y respeto, aunque también la tristeza y muchas veces frustración de estar en primera fila, al ver a personas que se aferran a la mentira y tan solo siguen por la vida pretendiendo ignorar su cautividad.

 

*El autor es Licenciad en Psicología. Consultorio: Av. Revolución entre calles 39 y 40. Teléfono: 653 (12) 1 7161.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this