sábado, octubre 1, 2022
35.6 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

El candidato de mis sueños

En cada periodo electoral, los ciudadanos somos bombardeados por mensajes y publicidad acerca de los candidatos y del porqué son ellos ese hombre o mujer ideal que el país necesita.

Y en tal publicidad, se nos muestra desde su nivel educativo, sus logros de carrera política, partido político que representa, sus grandes promesas e ideas de campaña, etcétera, todo esto con la finalidad, por supuesto, de hacer de ese candidato, nuestro candidato.

En medio de tal batalla electoral, de grandes inversiones económicas y publicitarias, los ciudadanos en lo general, necesitamos, en base a hechos, saber si son personas dignas de nuestra confianza y si, en efecto, son merecedores de brindarles ese tan anhelado voto.

Pero bueno, en medio de los atributos que mencioné, se olvidan de hacer énfasis de cosas trascendentales, aunque cotidianas, que todo candidato debe tener.

1.- Todo candidato debe brindar cuentas de tener un buen matrimonio.

De ser de suficiente edad y madurez, tiene que ser un buen esposo o esposa, mostrando al mundo que tiene la capacidad de sobreponerse al tipo de conflicto más trascendental que es el que se tiene con el ser amado.

En ello muestra su capacidad de respetar, escuchar, valorar y amar, alcanzando así los más grandes acuerdos.

Es en el matrimonio donde se muestra si somos capaces de ser fieles, representando con ello que, sin ser seres perfectos, sí tenemos la firme determinación de cumplir un voto matrimonial de fidelidad hasta el último momento.

De no tener un buen matrimonio o ser del tipo de personas que se consideran incapaces de mantenerse en fidelidad, es un factor que por supuesto llevará en su manera de gobernar.

2.- El buen candidato gobierna su casa.

De ninguna manera es el lucero más grande de la calle para pasar a ser penumbra de su hogar.

De igual manera asiste a una reunión legislativa, como al festival de Preescolar, que muestra respeto a otros gobernantes y gobernados y, por supuesto, que ese respeto lo muestra en cada momento que su ser amado o hijos se dirigen a él.

Puesto que debe ser un buen líder, sus hijos y conyugue se dirigen con responsabilidad y humildad. Entendiendo que llevan en sus actos, el buen nombre familiar, pues tal candidato les ha mostrado que su principal importancia es por ser el buen líder de ese hogar.

3.- Un buen candidato es inteligente y sabe decidir.

Por ello elige la honestidad y honradez sobre la corrupción. Elige la humildad antes que la prepotencia. Sabe escuchar y tiene memoria para cumplir todo lo que promete. Entiende que el principal enriquecimiento es el saberse con un limpio y perdurable buen nombre. El auto-respeto de tales personas, se alimenta del respeto, agradecimiento y genuina admiración de sus gobernados.

4.- El buen candidato es apasionado por el servicio.

Si hacemos memoria acerca de los grandes héroes y caudillos del pasado, observaremos que muchos de ellos no eran grandes letrados.

Lo cierto es que eran muy capaces de hacer política, debido a la gran pasión del servicio y de amor a la patria por los ideales de justicia y libertad.

Por ello, un buen candidato no es necesariamente el de grandes estudios.

Ante esto, el que personajes deportivos o de espectáculos deseen hacer política no es de risa, siempre y cuando tengan pasión por el servicio.

De qué nos sirve alguien que sabiendo todo de políticas sociales y de grandes discursos al hablar, no tenga ni la mínima razón de lo que es la honradez y el servicio.

El buen candidato entiende que su grandeza se logra a través de su capacidad de servir.

5.- Un buen candidato es un hombre o mujer de temores.

Sí, que entiende plenamente que en esta vida todo lo que se siembra se cosecha. Sabe perfectamente que representa mucho más que a un partido, pues antes esta su buen nombre, el de su familia y el de sus padres.

En el temor, prudencia y sabiduría de sus actos, muestran a su vez su gran valentía, pues las tentaciones de hacer lo incorrecto son grandes. Pero su temor por no fallarle al prójimo, a sí mismos, a su familia y a Dios, los ayuda a soportar valientemente todos los embates que en la corrupción y en la maldad, pueden ser las causas futuras de su caída.

*****

Inspirado en el título de esta columna, escribí el siguiente poema que te comparto a continuación.

*Nuestro colaborador es Licenciado en Psicología. Consultorio: Av. Revolución entre calles 39 y 40. Teléfono: 653 (12) 1 7161.

El candidato de mis sueños

El candidato de mis sueños
Ha de ser como el mejor padre
Ejemplo en disciplina, honestidad y trabajo
Que muestre la llave que toda puerta abre

Ese gran hombre o esa gran mujer
Sería mucho más que un destapado
En sus actos de integridad y lucha
Conocido y por el pueblo amado

Persona prudente y muy sabia
Que muestre promesas que sean de verdad
No sea como otros que parecen ríen
Ya estando en victoria, brindan falsedad

Que gobierne su vida y en ello su hogar
Que muestre en sus hijos un ejemplo a seguir
No pretenda ser un gran presidente
Que su vida misma, no sabe vivir

Que sea de cuna de formación humilde
Conozca el trabajo, entienda el sudor
Que sepa el valor de un pan en la boca
Del cual la honradez es su principal sabor

Esa persona tiene que motivar
Proveedor de sueños y de inspiración
Caudillo valiente, luchador incansable
Que muestre las raíces de mi gran nación.

Por qué he de pensar, si esa persona llegará
Si tengo corazón para trabajar
Unido a mi hermano, construyamos juntos
Un mejor país, un mejor lugar

Seamos cada uno el mejor candidato
Forjemos juntos una tierra de esperanza
Donde abunde la paz y el amor al prójimo
Sabiendo que para todos en esta tierra alcanza.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this