sábado, agosto 13, 2022
38.9 C
San Luis Río Colorado
spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Una muerte matrimonial más

El ver la muerte de frente a través del dolor o el relato de los pacientes, es algo de lo más común en esta profesión de psicólogo clínico. Las historias de personas que han perdido un ser querido, ya sea en lo literal o en el fallecimiento de una relación amorosa, son parte de la dura cotidianidad en consulta.

Hubo un tiempo en el cual fue muy seguido el observar a parejas que frente a mí se declaraban en fracaso para seguir adelante. Esto me llevó al pensamiento “¿Por qué no logro evitar el colapso matrimonial? Llegué a cuestionar mi valor como terapeuta y consideré incluso el ya no seguir como consejero en terapia de pareja.

Esto paró, al pensar en todos aquellos médicos de urgencias donde literalmente ante las circunstancias de gravedad en las que llegan ciertos pacientes, prácticamente tan sólo los observan morir. Nadie puede culpar a los médicos de no hacer adecuadamente su trabajo, ya que recibir un paciente a punto de morir, lo extraordinario es que viva y lo normal ante las condiciones es la muerte.

En terapia matrimonial sucede algo semejante, las personas acuden a recibir ayuda, después de años de humillaciones, adulterios, abusos, celos, peleas, etc. De tal manera ante la gravedad de esas almas heridas, lo extraordinario es lograr ayudarles a salvar su matrimonio, lo normal ante lo que han soportado durante tantos años, con gran tristeza lo digo, es muchas veces una muerte matrimonial más.

Al comprender esta verdad, el nivel de presión que existe, en cuanto a profesionalismo y responsabilidad es mucho más manejable. Entiendo perfectamente que una gran intervención puede ayudar a restaurar un matrimonio, mas también es muy comprensible que las condiciones en las que llegan muchos, son de gran agonía y desgaste en sus emociones y relación de pareja. La pregunta es ¿Por qué las parejas esperan tanto, para recibir ayuda? La respuesta es, la costumbre de postergarlo todo.

Otro factor que se ignora o posterga en enfrentar, son todas aquellas heridas vividas en la infancia o adolescencia. Se desconoce en su mayoría, que la fortaleza de toda cadena es en base a su eslabón más débil. De tal manera las personas llegan a la vida adulta con el deseo de ser felices, consolidar una vida profesional y tener un matrimonio pleno, tratando de ignorar esos eslabones de vida donde se recibieron heridas que no siendo sanadas siguen doliendo y exigen atención y protagonismo, aun siendo eslabones inconscientes, el daño que hacen suele ser muy grande.

Sin ser bipolares o con el padecimiento de trastorno por personalidad múltiple, es un hecho que todos tenemos diversas sub personalidades, en tu vida debe regir un adulto consciente, pero convive con el niño o adolescente que hay en ti. El equilibrio entre las subpersonalidades y la personalidad dominante, en su gran mayoría tiene que ver con los conflictos resueltos del pasado. Es por ello que en terapia de pareja al atender a un hombre o una mujer de cuarenta o cincuenta años, muchas veces puedo percibir que su sub personalidad de niño o adolescente emerge sin control, brindando una relación íntima totalmente inmadura y de ataque. Donde no hay madurez, imposible es que florezca el amor. De tal manera los seres humanos vamos por la vida con una tendencia reactiva, que se acciona solamente al percibir los problemas hasta el cuello. Pocos son los que le apuestan a la respuesta preventiva, donde sin tener totalmente de frente el conflicto o problema, se empieza a enfrentar. Como virus débil que aún no está formado, con mayor facilidad se le puede derrotar.

Si la sociedad entendiera que del fruto de la educación en esa relación padre e hijos, se encuentran todos los elementos para amar, triunfar y ser feliz, en definitiva este mundo sería otro. Así de fundamental es de no esperar a tener la muerte de frente para acudir a ayuda. No hay problema en no saberlo todo, lo grave es no prepararse o preguntar. “más vale una pregunta tonta que un tonto que no pregunta”. Más vale actuar ahora sin querer ignorar o postergar, es preferible asumir responsabilidades para no pretender que en el futuro alguien tenga nuestras vidas o la de nuestros hijos que salvar.

Por esta razón te invito este próximo jueves 17 de Mayo a la conferencia café que impartiré ¿Qué hago mi hijo es un adolescente? Permíteme estrechar tu mano y convivir al tiempo que disfrutas de una noche de café. Ven con tu cónyuge o invita un amigo y acompáñame a las 7pm en el salón Venezzia ubicado en la avenida Hidalgo y calle 16.

Agrega un comentario

Latest Posts

spot_img

NO TE PIERDAS ESTAS NOTICIAS

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this